Ayer la Cueva de Nerja vivió su gala flamenca, que este año rendía tributo a una de las cantaora de más larga trayectoria de nuestro país, Carmen Linares. Acompañada de guitarras, coros y percusión, y en algunos temas por el piano de Pablo Suárez, desgranó versos de poetas españoles universales, en especial de Lorca, Miguel Hernándz y Juan Ramón Jiménez, a ritmo de fandangos, granaínas, bulerías o seguiriyas.

Linares mostró su admiración por el escenario natural que ofrece la Cueva de Nerja, “esta maravilla de la naturaleza” y prometió acudir este mismo verano con su familia para realizar una “visita exclusiva”, una oferta de recorrido por la cueva fuera del horario del público acompañados por Miguel Joven, de la serie Verano Azul, y que está teniendo mucho éxito entre los visitantes a la gruta nerjeña.

Tras La luz que a mí me alumbra, que abrió el concierto, la bailaora Belén Maya interpretó con maestría Remembranzas, unas alegrías con bata de cola y mantón, con versos de Juan Ramón JIménez. Más adelante bailó, con su estilo entre ortodoxo y vanguardista, una seguiriya y unas granaínas con letra de Federico. También participó en los bises, que el público disfrutó en pie tras otorgar al elenco una larga y sentida ovación.

 

Al finalizar la gala, y acompañada del alcalde de Nerja y el gerente de la Fundación Cueva de Nerja, Carmen firmó en el libro de honor del Festival, que alcanza este año su 55 edición, y que finaliza hoy con la actuación de Diana Navarro y la Orquesta de Aljarafe.

Powered by WPeMatico

Marcar Como Favorito o Mándelo Por Email