La Fundación Cueva de Nerja ha celebrado una junta plenaria extraordinaria en el Museo de Nerja,  presidida por el vicepresidente primero de la Fundación y alcalde de Nerja, José Alberto Armijo. Al finalizar dicha junta, el alcalde procedió a las lectura a las propuestas aprobadas  y que condenaban  “enérgicamente la muerte violenta de Ana María Márquez”, al mismo tiempo que expresaba su pesar  por su trágico fallecimiento y trasladaba “su más sentido pésame a sus familiares y amigos”, así como al Ayuntamiento de Torrox, localidad en la que era vecina.

De igual forma manifestaba “su apoyo y solidaridad a los trabajadores de la Fundación Cueva de Nerja, compañeros de Ana.

Por último manifestaba “el compromiso de las administraciones que forman parte de la Fundación Cueva de Nerja para seguir trabajando en la erradicación de todo tipo de violencia y en particular la violencia de género”.

Uno de los trabajadores de la Fundación, Antonio Montesinos, técnico del Museo de Nerja y estrecho colaborador de Ana María, tomó la palabra para, en nombre de sus compañeros,  condenar “el vil e inhumano crimen”,  al mismo tiempo que pidió que la justicia actúe “de forma contundente”.

 Tras las intervenciones se produjo un minuto de silencio.

Powered by WPeMatico

Marcar Como Favorito o Mándelo Por Email