Maro celebró anoche la tradicional Fiesta de la Castaña y el Boniato o Maroween, como también se denomina desde hace cinco años. Numerosas personas acudieron a la plaza de la localidad, muchas de ellas disfrazadas, para disfrutar una noche de terror.

La plaza de Maro se había engalanado para la ocasión, con las figuras realizadas por los miembros del módulo de escenografía de la escuela taller y con terroríficas criaturas ideadas Amador Rehak que se instalaron junto a la iglesia y que se convirtieron en una especie de “photocoll” en el que posaron cientos de personas junto a un irreconocible Miguel Joven.

La música en directo corrió a cargo del grupo “Aversiones” mientras que el baile se ocupó el grupo de Cristian David Callejón.

En el escenario, también decorado con una terrorífica portada realizada por Paco Haro, la concejala de Tradiciones Populares, Sandra Jimena, y el acalde pedáneo, Javier López, entregaron los premios a los mejores disfraces y diplomas a las personas y comercios que han  colaborado con la fiesta que cada vez es más conocida fuera del municipio ya que había numerosas personas de distintos puntos de la provincia de Málaga e incluso de otras poblaciones de Andalucía, como fue el caso de una familia de Andújar que se acudió al completo disfrazada para participar en la calibración.

Sandra Jimena agradeció la alta participación y el trabajo realizado por componentes de la Junta de Festejos que durante varias horas estuvieron repartiendo boniatos y castañas, que asaban a la vista del público.

 

Powered by WPeMatico

Marcar Como Favorito o Mándelo Por Email